fbpx

En los últimos años, Chile ha liderado, dentro de Latinoamérica, el Índice Global de Competitividad del Talento (GTCI), y ubica a nuestro país en el puesto número 32 del mundo. Este ranking mide la capacidad que tiene un país de retener el talento que genera. Pese a estos buenos resultados, el contexto social y económico de Chile ha puesto nuevos desafíos a la retención y atracción de nuevos talentos, sobre todo para las pequeñas y medianas empresas.

Para los expertos, el talento es una composición de tres aspectos esenciales: la competencia, el compromiso y el bienestar. Para gestionar a personas talentosas, las empresas y Pymes deben contemplar estas tres dimensiones. En esta mirada, te entregamos algunas recomendaciones sobre cómo puedes gestionar de mejor manera el talento dentro de tu organización.

  • Oferta empresarial atractiva: El salario no siempre lo es todo. Los profesionales de hoy buscan obtener de sus empleadores otros factores como crecimiento profesional, libertad para desarrollar su creatividad, horarios flexibles, así como el establecimiento de metas y retos profesionales. Por ello para lograr este compromiso, las compañías deben conectar a sus empleados con los objetivos de negocio y planes de vida de sus colaboradores.
  • Proporcionar a los empleados retos profesionales acordes con su talento: Vincularlos con labores relacionadas con sus estudios. De este modo se sentirán realizados.
  • Ayudarles a siempre seguir aprendiendo: Para las personas con talento, es clave seguir absorbiendo conocimientos, de modo que si desde la empresa les facilitas seguir formándose estarán enormemente motivados.
  • Buen clima laboral: Los trabajadores deben sentirse cómodos y en sintonía con todos los miembros de su equipo. Un mal ambiente puede generar mucho malestar en los empleados.
  • Comunicación interna y feedback positivo: Para sentirse satisfecho y realizado, el empleado debe obtener, por parte de sus superiores, la confirmación de que está realizando un trabajo excelente. De lo contrario perderá la motivación.
  • Buenas condiciones laborales: Esto es casi más importante que el salario. Si un trabajador con talento recibe facilidades por parte de su empresa, se sentirá más valorado y no tendrá la tentación de irse.
  • Evitar la monotonía y rutina: Un trabajo dinámico no hará más que impulsar el talento de un empleado con talento. Los desafíos son muy importantes para que se sienta realizado.
  • Fomenta su autonomía y capacidad de liderazgo: Transmitir confianza y que tienen suficiente margen de maniobra como para tomar decisiones con respecto a sus propias tareas.